¿Qué es el Mindfulness para niños?

Variedades

Victoria Bunge propone acompañar infancias con alegría y acercar a los niños a una práctica que les da paz. 

Desde muy chica, Victoria Bunge, la creadora del Mindfulness para niños, supo que quería trabajar con los más pequeños. Para eso comenzó sus estudios para convertirse en maestra jardinera y enseguida se puso a trabajar en su carrera. “Desde el primer día”, recuerda de manera alegre y al instante completa: “Creo tener una conexión especial con el mundo infantil del cual nunca me corrí del todo.” Con su taller "Mi Casa en Calma", Victoria Bunge propone acompañar infancias con alegría y acercar a los niños a una práctica que les da paz. 

Para ser hoy referente, Victoria se preparó muy bien. Hizo la carrera de psicopedagogía y quedó tan fascinada que decidió seguir profundizando y cursando para comprender más y más el funcionamiento de "la mente infantil". Hasta que, en un momento, se dio cuenta de que a toda esa capacitación y experiencia laboral le faltaba ser atravesada por la maternidad y lo que trae con ella.

Victoria necesitaba calma, necesitaba ejercer amor y dejar de educar todo el día. Fue así que la disciplina del yoga surgió como un camino de unión entre el cuerpo y el alma que le mostró una manera clara y un destino. Y siguiéndolo, llegó al encuentro del Mindfulness, técnica en la que se capacitó llevando presencia amorosa y calma a través de diferentes propuestas.

Cualquier actividad o juego se puede convertir en una práctica de Mindfulness; simplemente porque significa poner atención plena al momento presente, sin juzgar y con una mirada amable.

A través de talleres grupales encuentro la mejor dinámica para que los niños vayan conectando con su cuerpo, sus emociones y pensamientos.” Aprender a detenerse y prestar atención los ayuda a tomar conciencia de cómo se sienten y qué necesitan. Eso ya es mucho en una ciudad que los apura todo el tiempo y en un mundo cargado de incertidumbre. 

Tiene talleres de mindfulness para niños y para madres, que se dan de manera online y enseñan a hacer una pausa y reconectar, para que sepan responder en vez de reaccionar. Duran cuatro semanas y tienen encuentros virtuales y materiales para la práctica personal o en famila. Además, son imperdibles los encuentros de mindfulness en familia que dicta en los lagos de Palermo, particularmente. Viví la experiencia junto con Fanbag, dentro de nuestra bag Comienzos.

Almas en movimiento, mindfulness para niños

¿Por qué el Mindfulness para niños es mejor en movimiento? 

Porque los chicos son movimiento puro y, cuando queremos frenar ese impulso, se sienten incómodos, se irritan o frustran. Hoy en día, se les piden más momentos de calma y quietud en diferentes entornos. La ansiedad y el estrés empiezan entonces a manifestarse de diferentes formas como los típicos “no quiero ir al cole, me cuesta prestar atención, no me gusta tal maestra, no puedo dejar de pensar”.
El Mindfulness para niños en movimiento propone una práctica activa llena de música, yoga y juegos que los ayudarán a la autorregulación emocional, dándole la capacidad de reconocer sus estados emocionales y a partir de allí ir encontrando la mejor respuesta posible.

Beneficios del Mindfulness para los niños

  • Contribuye con el sistema inmunológico liberando tensiones, reduce estrés y ansiedad.
  • Entrena la atención para volver al momento presente, mejorando el foto y el aprendizaje.
  • Fortalece la confianza en sí mismos.
  • Promueve el respeto por el propio cuerpo y el de los demás.
  • Promueve conductas de compasión y paz.

Algunos ejercicios para poner a prueba*

  • Escucha el silencio

Podemos empezar a practicar mindfulness con niños poniendo la atención en lo que escuchan. Explicá al niño que vas a hacer un sonido y que debe escuchar cuidadosamente hasta que se deje de oír. Si lo haces con varios niños, les puedes decir que levanten la mano cuando dejen de escuchar, así no interrumpen al resto que quizás aún lo oiga. El efecto suele ser calmante y a la vez es una forma divertida de entrenar la atención.

  • Muevelos

No podemos olvidarnos que mente y cuerpo están interrelacionadas. Mindfulness no se queda solo en los pensamientos o emociones sino que también se fija en lo que pasa en el cuerpo. Proponé a los niños que salten durante un minuto en el sitio. Luego pídeles que se sienten, con los ojos cerrados con las manos en el pecho para sentir su corazón y su respiración. Preguntales que han notado en sus cuerpos durante esta técnica de mindfulness infantil. Puedes aprovechar para explicarles cómo el movimiento les puede ayudar a cambiar su estado de ánimo por ejemplo cuándo están tristes o enfadados. Esta actividad ayuda a tomar consciencia de las sensaciones corporales que es muy útil para ayudarles a gestionar sus emociones.

  • Paseos conscientes

Caminar con atención les suele gustar mucho a los niños, sobre todo con el buen tiempo y si es por la naturaleza. Les puedes animar a que busquen cosas que no hayan visto antes, como el juego «busca las diferencias» pero en este caso comparando lo que ven hoy con lo que vieron la vez anterior. También puedes estár durante un minuto en silencio y fijar la atención en todos los sonidos que se pueden oír. O que huelan atentamente a los aromas del ambiente. Pídeles que tomen una inspiración profunda y que identifiquen los olores. Si son algo mayores puedes ir un paso más allá y que exploren cómo les hacen sentir esas imágenes, olores o sonidos.

*Extraídos de https://vivirmindfulness.com/educar/11-ejercicios-de-mindfulness-para-ninos.

Si leyendo esto te quedaste con ganas de un poco de paz, te dejamos algunas actividades y experiencias para relajarte de la mano de Fanbag.

En esta nota hablamos de:
Buenos Aires Mindfulness Yoga

Inspirá a alguien más, compartiendo esta nota en:

Últimos Artículos